Webinar “Gestión del Cambio en Entornos de Cambio Acelerado”

Por: CDO LATAM

El pasado 5 de agosto CDO LATAM invitó a Ernesto Ychikawa, Consultor Experto en Transformación Cultural, quien junto con Iván Herrero, presidente de la asociación, analizaron el cambio y su impacto en la cultura organizacional y la sociedad.

 

Ernesto explicó cómo descubrió Change Management a través de su oficio como ingeniero industrial. En la primera etapa de su carrera, realizaba diseños de procesos y luego de un análisis los entregaba, pero al volver después de unas semanas, veía que las cosas no avanzaban, no entendía porque no se adoptaba.

 

Es aquí donde conoce Change Management y se percata del punto ciego, con el fin de responder a la interrogante de cómo aprovechar las soluciones que se vienen creando para lograr un cambio real en las organizaciones. Él argumenta que actualmente se vive en el mundo del Customer Centric, y el 95% de las compañías están pensando en crear nuevas soluciones, lo cual es adecuado, pero queda un espacio muy pequeño de personas que deben ser preparadas por las compañías para dichos fines. Por tanto, se crea un desbalance en la línea de formar organizaciones ambidiestras. El cambio organizacional busca atender esa problemática, generando valor real a la organización, y por ende al cliente.

 

“La velocidad de los procesadores se duplicará cada dos años y los costos decaerán. Se vienen diez años apasionantes para la industria de la computación”. Ychikawa mencionó que esta expresión no es actual, ni se refiere a la tan mentada transformación digital, ni a la irrupción de la inteligencia artificial. Esta frase data de 1965 y fue dicha por Gordon Moore, co-founder de Intel. Y al día de hoy, la ley sigue vigente.

 

Para el expositor, esto explica el potencial tecnológico que hoy se tiene y la velocidad a la que el mundo se transforma. El poder de la ley de Moore se puede mostrar a través del siguiente ejemplo: si se aplica este ratio a un automóvil de 1965, hoy este tendría una velocidad máxima de 450,000 km/hr. El impacto de esta ley en el mundo es innegable, las computadoras en el presente son capaces de procesar mucha información en muy poco tiempo, lo que se conoce como Big Data; los procesadores pueden analizar y tomar decisiones casi a la velocidad del cerebro humano a través de la Inteligencia Artificial; la ley también ha permitido reducir el tamaño de los procesadores y sus costos, así, hoy se cuenta con sensores y procesadores impensados en 1965 como un teléfono o una lavadora.

 

La velocidad de procesamiento, también se traduce en velocidad de transmisión y ya se puede alojar información de manera remota y acceder a ella en tiempo real (nube, streaming). La velocidad de transmisión, también ha modificado la manera como interactuamos por medio de las redes sociales; ha cambiado la forma como accedemos a la información. Es el fin de la era de los medios masivos para pasar a la era donde cualquiera puede generar contenido (influencers); pero también hace más compleja la validez de dicho contenido (fake news).

Estos cambios aceleran a cada momento. Por este motivo, Ychikawa menciona que esta evidencia debe ayudar a ver que la tecnología ha impactado la forma en que se trabaja. No refiriéndose a Zoom, ni al Home Office, ni la mal llamada nueva normalidad. Él asegura que el futuro del trabajo está siendo afectado de manera más profunda.

 

También expuso algunos casos reales. Por ejemplo en 1965, cuando Moore declaraba su ley, AT&T era la empresa más valorada de EEUU y contaba con 750,000 colaboradores. En 2020 Alphabet (cuya principal filial es Google) contaba con 135,000 colaboradores. Una reducción de más de 80%, explicada por la automatización de procesos gracias a la tecnología. Pero hay una arista importante y no tan optimista que trae este cambio: ¿En qué parte del organigrama está la diferencia entre AT&T (1965) y Alphabet (2020)? ¿A donde se han ido esos colaboradores?, y aunque se pueda pensar que la brecha se pronuncia en la base, no es así.

 

El impacto en la base se dió en la primera y segunda revolución industrial, y ahora estamos en la cuarta. La brecha se está produciendo en la mitad del organigrama, la inteligencia artificial está reemplazando procesos cognitivos. Por eso hoy, palabras como burocracia, políticas y manual de procesos, están dando paso a palabras como agilidad, innovación y habilidades blandas. Es decir, se está trabajando de forma distinta, aseguró Ernesto.

 

El presidente de CDO LATAM, también planteó las interrogantes del público y cómo sería el enfoque de Change Management desde los aspectos políticos de la compañía y la capacidad de influir, y convencer a los directivos de las nuevas tendencias a adoptar. Al respecto, Ernesto señaló que los directivos suelen ser los rezagados, y  los sponsors los principales impulsores del cambio, ya que ellos tienen la última palabra. Pero al final el mercado es el que muestra cuan necesario es adoptar esta estrategia de transformación, ya que no está en el futuro, sino en el presente, concluyó.